Calendario 2017

Calendario 2017.

Misioneros en acción

SAL Más Allá
¡Preparate para realizar una experiencia de voluntariado misionero más allá de las fronteras!

Animación misionera

Pascua Joven Misionera
Mendoza 2017.
Del 13 al 16 de abril.

Frases de Allamano

IMC_Estampa_5_BAJA.jpg

Ciudad del Vaticano
El Santo Padre presidió esta tarde, en la basílica de San Pedro, la misa de Miércoles de Ceniza, con el Rito de bendición e imposición de las Cenizas, dio inicio a la Cuaresma. En esta Eucaristía el Papa también envía a los Misioneros de la Misericordia en ocasión del Jubileo. Francisco propuso en su homilía tres “medicinas o remedios” que los cristianos pueden abrazar para “curarse del pecado” en esta Cuaresma: la oración, la caridad y el ayuno.

El Papa pidió también que “la Cuaresma sea un tiempo de buena ‘podadura’ de la falsedad, de la mundanidad, de la indiferencia”, entre otras cosas “para volver a encontrar la identidad cristiana, es decir, el amor que sirve, no el egoísmo que se sirve”.

Asimismo el Santo Padre habló sobre la necesidad de reconciliarse con Dios, explicó que “no es simplemente un buen consejo paterno ni una sugerencia, es una verdadera y propia súplica a nombre de Cristo”. “Cristo sabe cómo de frágiles y pecadores somos, conoce la debilidad de nuestro corazón”, recordó.

Cristo “vence el pecado y nos levanta de las miserias, si confiamos en Él” y este “es el primer paso del camino cristiano, se trata de entrar a través de la puerta abierta que es Cristo, donde nos espera Él mismo, el Salvador, y nos ofrece una vida nueva y alegre”.

Otro obstáculo que señaló el Pontífice es “la vergüenza de abrir la puerta secreta del corazón” y también el de “alejarnos de la puerta: sucede cuando nos encerramos en nuestras miserias”. Entonces, “nos desanimamos y somos más débiles frente a las tentaciones”.

“Esto sucede porque permanecemos solos con nosotros mismos, cerrándonos y huyendo de la luz, mientras solamente la gracia del Señor nos libera. Dejémonos por tanto reconciliar, escuchemos a Jesús que dice a quien está cansado y oprimido ‘vengan a mi’”.

Durante la homilía, el Santo Padre recordó la presencia en la celebración de los Misioneros de la Misericordia. “Ustedes pueden ayudar a abrir las puertas de los corazones, a superar la vergüenza, a no huir de la luz”, les dijo y les pidió que sus manos “bendigan y alivien a los hermanos y hermanas con fraternidad” y que a través de ellos “la mirada y las manos del Padre se posen sobre los hijos y curen las heridas”.

Fuente: AICA

Nuestras plataformas ¡SUMATE!