Calendario 2017

Calendario 2017.

Misioneros en acción

SAL Más Allá
¡Preparate para realizar una experiencia de voluntariado misionero más allá de las fronteras!

Animación misionera

Pascua Joven Misionera
Mendoza 2017.
Del 13 al 16 de abril.

Frases de Allamano

IMC_Estampa_8_BAJA.jpg

y del Vicariato Apostólico de San Miguel de Sucumbíos

El Vicariato Apostólico de San Miguel de Sucumbíos es uno de los seis Vicariatos ubicados en la zona Amazónica del Ecuador. Hasta el año 2010 el Vicariato de Sucumbíos fue administrado por los Padres Carmelitas Descalzos. Luego fue entregado a la comunidad de los Heraldos del Evangelio, que por varios motivos no lograron insertarse bien con el quehacer pastoral que llevaba la Iglesia y con estilo que llevaba las comunidades amazónicas, así que después de seis meses se retiraron del Vicariato. Desde entonces el Vicariato empezó a pasar un periodo muy difícil de inestabilidad tanto pastoral como económica.

Al principio del año 2014 tuvo un nuevo renacimiento con la llegada de Monseñor Celmo Lazzari como nuevo obispo. Desde ahí el Vicariato de Sucumbíos empezó a respirar un nuevo aire, y las comunidades empezaron a reintegrarse a su quehacer pastoral, sus actividades tanto sociales y económicas relacionadas con la Iglesia. Sin embargo, este camino de reconstrucción y revitalización del Vicariato no ha sido fácil.

Durante el periodo de transición hubo varios malentendidos entre los movimientos y grupos pastorales resultados en la desintegración de la pastoral del Vicariato y salidas de algunos agentes de pastoral. Esto debilitó también la capacidad de generar ingresos económicos en el Vicariato. En los últimos años el Gobierno ecuatoriano ha subsidiado todos los vicariatos del Ecuador económicamente. Ha sido una manera de reconocer el papel que ha jugado la iglesia en la construcción de infraestructuras, educación y salud.

Recientemente con la crisis económica e inflación de los precios de petróleo, que es la mayor parte de ingreso de ecuador, el Gobierno cortó los subsidios que ofrecía a los Vicariatos. Desde el año pasado, 2015, el Vicariato Apostólico de Sucumbíos no ha recibido ningún aporte o subsidios del gobierno y no hay ninguna esperanza que el gobierno siga aportando. Este aporte del gobierno ecuatoriano subsidiaba 75% de los gastos del Vicariato. Por tanto, el Vicariato viene entonces gastando todos los poquitos ahorros que tenía y en este momento se encuentra endeudado con una suma muy grande. No tiene capacidad de mantener a sus empleados ni apoyar varias agentes de pastoral que le colabora con su quehacer pastoral.

En este camino, la Pastoral Indígena que dependía del apoyo del Vicariato se encuentra en una situación muy grave. Debido a esta crisis, muchos de los agentes de pastoral siguen retirándose, se encuentran parroquias sin pastores. La Pastoral Indígena desde que salieron los misioneros carmelitas en 2010 ha sido acompañada por los misioneros de la Consolata y las hermanas Lauritas. Los pueblos indígenas representan una significativa parcela de la población de la provincia de Sucumbíos y del Vicariato Apostólico de Sucumbíos. Muchas veces son marginados y la mayoría habita en zonas menos desarrolladas y viven dispersos. Necesitamos de su ayuda para seguir acompañando a alrededor de 80 comunidades, formando líderes (niños, jóvenes y adultos), participando de los encuentros de los indígenas y seguir trabajando para que la Iglesia fortalezca su rostro, pensamiento y corazón desde lo mucho que los indígenas nos tienen a aportar.

Por tanto, invitamos a todas las personas de bueno corazón que sigan acompañando el trabajo de los misioneros de la Consolata junto a los pueblos indígenas del Vicariato de Sucumbíos en este momento difícil con sus oraciones y, sobretodo, con su apoyo económico.

Atentamente,
Padre Samuel Kabiru, Padre Alain Forcier,
 María Esperanza Córdoba, Danmari Mujica y Luis Fernando Barros.

Lago Agrio, Sucumbíos (Ecuador), 9 de febrero de 2016.

Nuestras plataformas ¡SUMATE!