Calendario 2017

Calendario 2017.

Misioneros en acción

SAL Más Allá
¡Preparate para realizar una experiencia de voluntariado misionero más allá de las fronteras!

Animación misionera

Pascua Joven Misionera
Mendoza 2017.
Del 13 al 16 de abril.

Frases de Allamano

IMC_Estampa_9_BAJA.jpg

El papa Francisco celebró este sábado una nueva audiencia jubilar en la Plaza de San Pedro ante miles de fieles y peregrinos el pontífice reflexionó, en esta ocasión, sobre la limosna como un aspecto esencial de la misericordia. “Puede parecer una cosa sencilla dar limosna, pero debemos estar atentos a no vaciar este gesto del gran contenido que posee” , advirtió el Papa y añadió: “La limosna es un gesto sincero de amor y de atención ante quien nos encontramos, y, como nos exige el mismo Jesús, tiene que hacerse para que sólo Dios lo vea. Tengamos siempre presentes en nuestra vida las palabras del Señor: “Mayor felicidad hay en dar que en recibir”.

“Los invito a practicar la limosna como signo de misericordia y a no olvidar mirar a los ojos de quien les pide ayuda; así, Dios no les ocultará su rostro”, dijo Francisco a los peregrinos de lengua española.

El término “limosna”, deriva del griego y significa precisamente “misericordia”. De modo que la limosna debería llevar consigo toda la riqueza de la misericordia. Y dado que la misericordia tiene numerosos caminos y modalidades, del mismo modo la limosna se expresa de tantas maneras para aliviar el malestar de cuantos están necesitados, explicó el Santo Padre.

Asimismo el Papa lamentó que “mucha gente se justifica en no dar, porque dice: ‘Pero, ¿cómo será esto? Éste a quien yo daré, irá a comprar vino para emborracharse”, y añadió Francisco: “¡Pero si él se embriaga, es porque no tiene otro camino! Y tú, ¿qué cosa haces a escondidas, cuando nadie ve? Y tú, ¿eres juez de aquel pobre hombre que te pide una moneda para un vaso de vino?”.

Finalmente precisó Francisco que “la caridad requiere una actitud de gozo interior. Un acto de misericordia no puede ser un peso del cual nos tenemos que liberar cuanto antes. El anciano Tobías, en el Antiguo Testamento, nos da una sabia lección sobre el valor de la limosna. Nos dice: ‘No apartes tu rostro de ningún pobre, porque así no apartará de ti su rostro el Señor’ (Tb 4,8). Lo que cuenta es la capacidad de mirar a la cara de la persona que nos pide auxilio.

Por último el Papa se dirigió a los padres para pedirles que “eduquen a sus hijos a dar limosna, a ser generosos con aquello que tienen”.

Nuestras plataformas ¡SUMATE!